olimp_economia.jpg El pasado sábado, 24 de marzo del 2018, siete alumnos de 2º de BACHILLERATO A, tuvieron la valentía de enfrentarse a la Olimpiada de Economía.

Eva Min Pérez, Rafa Romero, Damián Pérez, Claudia de la Orden, Daniela Martínez, Martina Solier y Laura Puchades. Fue una experiencia difícil de olvidar, pues no solo pusieron a prueba sus conocimientos sino que salió a la luz un gran compañerismo y solidaridad.

Este pequeño grupo de siete alumnos, acudió como un auténtico equipo. ¿No era acaso una competición también entre ellos? Entraron en las distinta aulas asignadas apoyándose unos a otros, animándose... Sí, era nuestro "equipo olímpico de Economía de SPP", equipo pues entraron a una larga prueba de esfuerzo con un auténtico espíritu deportivo, sin caer en ese individualismo tóxico que impera en nuestra sociedad y muy lejos de pretender ser la élite de nada. Solo luchar, intentar superarse, poner a prueba su capacidad, esforzarse... palabra esta última que parece decaer en nuestro vocabulario.

Nuestros jóvenes estudiantes de Economía, no desperdiciaron ni un minuto de una larga prueba que les robaba parte de ese tan merecido fin de semana que se espera siempre con ilusión. El resultado final fue una mezcla de cansancio y satisfacción hacia ellos mismos...¡prueba superada! Prueba de capacidad de esfuerzo y lucha más que probada.

Y no puede omitirse un sentir ilusionante que fue expresado ya en la tertulia de despedida: surgieron comentarios sobre su preocupación por encontrar un lugar donde realizar un voluntariado para ayudar a personas desfavorecidas de nuestra sociedad. Esos son nuestros alumnos de Economía, deportistas de una élite que necesitamos para liderar un verdadero cambio en la sociedad, una sociedad más justa y comprometida con los más desfavorecidos.


El pasado sábado 24 de marzo, siete alumnos de 2° de bachiller de la rama de Ciencias Sociales, asistimos a la Olimpiada de Economía celebrada en el edificio de ADE en la UPV. La prueba consistió en un examen de dos horas y media que incluía preguntas de la asignatura, tanto del temario de primero como de segundo de bachiller. Cumplimos con la condición de insistir hasta el final y aunque disponíamos de bastante tiempo a la mayoría se nos quedó corto. Ha sido una bonita experiencia y un excelente entrenamiento para el examen de selectividad. Nos ha servido tanto para repasar como para entrar en situación y gestionar esos ¡nervios de última hora!  Claudia de la Orden


Ponerse retos y aspirar a más es lo que nos hace a cada uno mejorar. Cuando me planteé este era algo totalmente nuevo, fui con conocimientos, un poco de suerte y las ganas de ver en qué posición quedaba. Al principio pensé en que si iba, no iría allí a perder el tiempo, pensé en que daría todo lo que sabía. Más tarde llegó la fase de despreocupación en la que comprendí que éramos muchos los que tratábamos de darlo todo y ser mejor unos que otros, sin embargo una vez allí mi perspectiva cambió. Esto era distinto a lo que había visto antes, esto era algo serio. Observabas a la gente, los etiquetabas y analizabas a la competencia, estabas rodeado. Unos miraban al de al lado esperando ser mejor que él, otros rezaban porque saliese el temario que se habían estudiado y algunos se reían por no llorar. Era todo un panorama. Al comenzar el examen también lo hizo una cuenta atrás de dos horas y media que rápidamente se esfumaron. Una vez terminado y entregado el examen volvió la despreocupación, pues al salir de la sala y hablar con Inma entendimos que no habíamos participado en la Olimpiada ni por el colegio, ni por nuestros padres, ni por ella, lo habíamos hecho por nosotros mismos, para mejorarnos y ver de qué éramos capaces independientemente de si lográbamos una victoria o una derrota en la clasificación. Ese día todo eran victorias, nos habíamos unido más entre nosotros, aprendimos cosas que no sabíamos de Inma, experimentamos estar bajo presión y la exigencia que una prueba académica como esta requiere, pero sobre todo dimos nuestros primeros pasos universitarios. Si alguien me pidiese algún consejo para la PAU que se nos viene encima, pues le diría tan solo una cosa: respira, concéntrate en ello y no dejes de hacerlo. Así es como sobrevives a ella. Eva Min Pérez

 


BOLETÍN SPP

Recibe el boletín de noticias del Colegio SUSCRÍBETE:

Contacta

ENVIA TU CV

Si deseas TRABAJAR CON NOSOTROS rellena el siguiente Formulario

SUGERENCIAS

Tu opinión nos interesa
Formulario

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información pinchando en "Más información".